top of page

Niña de 2 años muere tras contraer una rara enfermedad de las palomas (Paramyxovirus aviar serotipo 1 (APMV-1)



La muerte es la quinta identificada en el mundo desde que se descubrió el virus en 1942.

Una niña de 2 años murió en Australia después de contraer un virus raro que circula en las aves, el Paramyxovirus aviar serotipo 1 (APMV-1) , más específicamente la variante del patógeno que tiene a las palomas como huésped, Pigeon Paramyxovirus - serotipo 1 ( PPMV-1). Los científicos creen que fue contaminada "sin darse cuenta por contacto directo con heces de paloma o fluidos infectados".


La paciente estaba en tratamiento por leucemia cuando se infectó. El caso fue informado por los médicos del hospital Príncipe de Gales, donde fue tratada la niña, en la revista científica Emerging Infectious Diseases.


El virus provoca la llamada enfermedad de Newcastle, un diagnóstico altamente contagioso, distribuido en todo el mundo, pero que afecta a aves silvestres y comerciales. Provoca síntomas respiratorios, seguidos a menudo de manifestaciones en el sistema nervioso. La manifestación clínica y letalidad del patógeno en animales varía según la variante.


Según los expertos, el primer caso entre humanos se registró en 1942, en Australia. Desde entonces, se han realizado 485 diagnósticos más en todo el mundo, más de la mitad (288) en el Reino Unido. La mayoría de las veces, la enfermedad se manifiesta de forma moderada y limitada, provocando una conjuntivitis que se resuelve por sí sola.


Aun así, son cuatro las muertes que ya han sido identificadas por la enfermedad de Newcastle, todas asociadas a la cepa que circula entre las palomas, PPMV-1, en Países Bajos, Estados Unidos, China y Francia. Uno de ellos tuvo una clara exposición a las palomas. Tres de ellos estaban inmunodeprimidos por otros problemas de salud, como cáncer y trasplante de células madre.


En la quinta muerte, reportada recientemente este mes en Australia, la niña padecía leucemia linfoblástica aguda (LLA) infantil pre-células B, un tipo de cáncer hematológico. Ingresó en el hospital con náuseas y vómitos después de tres semanas de síntomas respiratorios.


El último tratamiento para la leucemia fue seis semanas antes del ingreso al hospital por síntomas de la enfermedad de Newcastle. Ella, cuyo nombre no fue revelado, no tenía antecedentes de viajes, mascotas ni contacto con personas enfermas.


El cuadro empeoró en los primeros cuatro días, con la manifestación de fiebre que desencadenó epilepsias severas: síndrome de epilepsia relacionada con infección febril (FIRES). Sin embargo, las resonancias magnéticas cerebrales inicialmente no mostraron nada atípico.


Todas las investigaciones sobre causas autoinmunes de encefalitis han dado resultados negativos. Los científicos también realizaron una secuenciación ultrarrápida del exoma, una herramienta que permite diagnosticar enfermedades genéticas en 5 días, pero que no indicó nada anormal.


“Los resultados de extensas investigaciones basadas en cultivos y PCR para causas infecciosas, incluidos patógenos bacterianos, virales, fúngicos y micobacterianos, fueron todos negativos”, añaden los médicos en el informe.


20 días después del ingreso, una biopsia cerebral indicó una necrosis casi completa, aunque en ese momento no se identificó ningún virus en la región. "A pesar del tratamiento con antimicrobianos de amplio espectro, anticonvulsivos, inmunomoduladores y una dieta cetogénica, el estado del paciente no mejoró", escriben.


En el transcurso de 2 semanas, la resonancia magnética cerebral comenzó a mostrar cambios inflamatorios progresivos y generalizados. Se suspendió el tratamiento y el niño falleció 27 días después de la hospitalización.


Luego, los científicos realizaron pruebas más amplias en el tejido cerebral biopsiado en busca de una explicación al grave estado de la niña. Finalmente descubrieron la presencia de PPMV-1.


"En ausencia de otros patógenos virales, bacterianos o fúngicos coinfectantes, u otra patología orgánica importante como la neumonía, la muerte del niño probablemente fue causada por encefalitis causada por una infección abrumadora por PPMV-1", escriben.

Respecto a cómo se contagió la niña, afirman que probablemente la infección se inició en las vías respiratorias superiores por contacto con el virus. “Aunque no se ha identificado ninguna exposición, es probable que el virus se transmitiera inadvertidamente a través del contacto directo con heces de paloma o fluidos infectados. Se sabe que el virus permanece estable en las heces de las palomas y puede transmitirse por el polvo transportado por el viento, extendiendo el riesgo más allá de los ambientes localizados”, afirman.


Los médicos escriben también que “era poco probable que el diagnóstico precoz de PPMV-1 en este caso hubiera cambiado la trayectoria clínica”, pero destacan la importancia de la metagenómica para poder identificar enfermedades de este tipo.

36 visualizaciones

Categorias

El Futuro de la Proteína Animal: El Rol Crucial de la Avicultura en la Seguridad Alimentaria Global

Aviagen América Latina designa a Jorge Amado como nuevo Gerente Técnico Regional, rol ampliado para crecer

Desafíos y Oportunidades: El Impacto Ambiental de la Industria Avícola y Estrategias de Mitigación

Nuestro Instagram

LOGO-GIF-329X329[2].gif
bottom of page