top of page

Cecile Long Steele Madre de la Industria Avícola Moderna

Actualizado: 16 abr 2022

Todo comenzó cuando, el conductor del camión de reparto apareció en su granja ese día de 1923. Cecile había pedido 50 pollitas, pero el repartidor tenía 500 pollitos.


No había forma de hacer un reclamo al servicio de atención al cliente para resolver esta confusión en el acto. El repartidor tenía papeles que decían 500 pollitos, y eso fue todo. Quizás, mientras el camión se alejaba, las palabras en su mente: "Dios mío, ¿Qué se supone que debo hacer con 500 pollitos?"

Al responder a esa pregunta, esta ama de casa del sur de Delaware logró inventar una industria completamente nueva, una que aún hoy se considera un gran negocio en Delmarva. Todo gracias a esa ama de casa pelirroja, temerosa de Dios y temperamental.


EL MUNDO EN EL QUE CECILE STEELE TRABAJÓ SU MAGIA

Antes de Cecile Steele, el sector avícola de la economía regional apenas existía. Los granjeros criaban gallinas, por supuesto, pero principalmente para abastecer sus propios hogares en huevos. Es por eso por lo que Cecile Steele ordenó 50 gallinas en 1923. De vez en cuando esas gallinas ponían demasiados huevos, entonces las familias usaban esos extras para hacer trueques con los comerciantes locales.

Algunas empresas incipientes se estaban lanzando al negocio de los huevos de aves de corral en ese momento, incluida la familia Perdue, que pronto sería famosa, en Salisbury. Pero nadie en Delmarva, o más allá, para el caso, estaba criando pollos con la vista puesta en el mercado de carne. La única forma de que los pollos terminaron en una olla de estofado en ese entonces era cuando envejecían y disminuían la puesta de huevos.

En ese momento, los pollos eran en su mayoría piel y huesos. Un viajero por la región en esos días resumió las cosas de esta manera: “No hay plato que se rechace tan a menudo sin probarlo”.

La década que nos ocupa aquí es de los años 20. Los agricultores de Delaware no obtuvieron una parte de esa economía de alto vuelo. El estado había sido famoso durante mucho tiempo por sus duraznos, pero esos árboles estaban siendo aniquilados por un hongo devastador llamado "amarillo". Muchos agricultores saltaron a las fresas después de que sus árboles de durazno murieron, solo para terminar en el mismo tipo de desastre debido a que el hongo molesto que se extendió por esos campos. Para empeorar las cosas, la industria pesquera estaba deprimida. Las cosechas de ostras, cangrejos, almejas se redujeron debido a una mezcla de sobrepesca y contaminación, combinada con una racha de niveles de salinidad anormalmente altos.

Este es el mundo donde Cecile Steele trabajó su magia empresarial. No se sabe mucho sobre su infancia. El registro público de su vida comienza con su matrimonio con David Wilmer Steele momento en el que la pareja se instaló en una granja en Ocean View.

Ocean View era un remanso remoto, y los Steeles eran muy pobres. La madre de Wilmer murió cuando él tenía siete años. Cuando se casó con Cecile, los dos tenían solo un terreno.

Pero los Steele tomaron un respiro. Wilmer consiguió un trabajo de tiempo completo con la Guardia Costera en Bethany Beach. La paga no era mucho, pero era segura y regular. La administración de la granja recayó casi por completo en los hombros de Cecile; todavía era bastante joven, tenía 20 años el día que llegó el camión de reparto. La responsabilidad por el error administrativo en ese envío pertenece a un empleado anónimo en un criadero de pollos en las cercanías de Dagsboro propiedad de Vernon Deen.


 

CECILE STEELE ENCUENTRA LA MANERA DE CRIAR 500 POLLITOS


Atrapada con 10 veces más pollitos de los que pidió, Cecile tuvo que descubrir

cómo convertir el pollo en una ensalada de pollo, económicamente hablando. Según se cuenta, almacenó a los pollitos temporalmente en una caja de piano reutilizada y, al mismo tiempo, le pidió a Roland Beauchamp, un leñador de Berlín, Maryland, que le construyera un cobertizo nuevo y más grande.


Ese cobertizo ahora figura en el prestigioso Registro Nacional de Lugares Históricos y se puede ver en el Museo Agrícola de Delaware.

Durante las siguientes 18 semanas, Cecile llevó a la madurez 387 de esas 500 aves. En el camino, hizo todo lo posible para hacerlos gordos y jugosos. Vendió a los sobrevivientes como carne a hoteles y restaurantes de la ciudad por 62 centavos la libra, obteniendo una pequeña ganancia.

Al año siguiente, ordenó 1000 pollitos. En 1926 ordenó 10.000 pollitos.

Wilmer renunció a su trabajo en la guardia costera. En 1928, la pareja encargó 26.000 pollitos. En este punto, Wilmer había tomado las riendas del negocio que inventó Cecile.

Los Steele no fueron las primeras personas en intentar algo como esto. El registro histórico incluye quizás media docena de intentos anteriores, el primero de ellos por parte de un agricultor de Nueva Jersey en 1880. Pero los Steele fueron los primeros en tener éxito, y sus vecinos rápidamente se dieron cuenta de lo que estaba sucediendo. Desesperados por alternativas frente al problema de las cosechas de durazno y de la fresa, siguieron el ejemplo de Cecile Steele.

En 1928, 500 granjeros de Delmarva se habían unido a su revolución de pollos de engorde. Empresas como Perdue, que anteriormente se especializaban en huevos, también comenzaron a ingresar en este llamado mercado de "pollos de engorde".

El momento fue perfecto. La pujante economía de los años 20 en las grandes ciudades cercanas significó que millones de familias tuvieran los medios financieros para poner carne de pollo en la mesa. Las mejoras en el transporte, los avances en refrigeración y el auge de las cadenas de supermercados hicieron que llevar el producto a esos clientes fuera un asunto simple y rápido. Delmarva demostró ser un lugar perfecto para esta incipiente industria, con su clima templado, suelos arenosos, abundante madera, mano de obra barata y proximidad a los mercados de las grandes ciudades.

A pesar de la competencia que pronto surgió, a los Steeles les fue bien. Eventualmente dieron un giro en el negocio de los pollos, asociándose con un hombre llamado George Keen para iniciar un negocio que ofrecía vacunas contra la enfermedad de los pollos.

Se construyeron una bonita casa nueva a lo largo de la calle principal de Ocean View. Hoy en día se puede cenar allí, ya que fue transformada en el Café.

Por desgracia, la vida prospera que Cecile y Wilmer se habían ganado a través de su trabajo no estaba destinada a durar. El 7 de octubre de 1940, los Steeles murieron en un accidente cuando el barco donde estaban se incendio, dejando atrás a cuatro niños. Cecile y Wilmer descansan hoy en la Iglesia Metodista Unida Bethel de Mariner en Ocean View.

En los años 20 no se le daba el crédito que merecía como fundadora de una industria a Cecile, con el tiempo, sin embargo, esa injusticia se rectificaría, gracias a los esfuerzos de muchos grupos e instituciones diferentes que trabajaron para difundir los logros de Cecile.


Las cosas realmente cambiaron después de que el historiador William H. Williams documentara la historia de Cecile Steele como un hecho innegable en su libro de 1998, "La industria avícola de Delmarva: 75 años de progreso".

 

Hoy en día, Cecile Steele es ampliamente celebrada en la península de Delmarva. Su historia se ha contado innumerables veces en artículos de periódicos, capítulos de libros, segmentos de noticias de televisión y exhibiciones de museos que reconocen el papel fundamental que desempeñó en el lanzamiento de una industria que sigue siendo, incluso un siglo después, uno de los principales motores económicos de la región.

Es necesario agregar un par de cosas aquí para hacer justicia al impacto de la innovación empresarial de Cecile Steele. Los agricultores no usaban mucho fertilizante en la década de 1920. Según los estándares modernos, los rendimientos de sus campos eran lamentables.

Cecile Steele cambió esto. A medida que la población de aves de corral de Delmarva se disparó a raíz de su éxito, también lo hizo la cantidad de excrementos de pollo que debían tratarse. Una vez que los granjeros aquí comenzaron a poner la gallinaza a trabajar como fertilizante, los rendimientos se triplicaron.

Adicionalmente, todos esos pollos necesitan comer. Durante décadas, este simple hecho ha sido el principal impulsor de la agricultura en Delmarva. La mayoría de los campos de maíz y soja que se ven por las carreteras de la península son, literalmente, alimento para pollos. Según la estimación más reciente que he visto, los pollos superan en número a los humanos en 200 a 1 en Delmarva hoy en día.

Entonces, al final, Cecile Steele no solo creó una nueva industria, sino que también transformó una antigua. En palabras del difunto Bill Saterfield, exlíder de la asociación de la industria avícola de Delmarva, "ella cambió por completo la faz de la agricultura”.

197 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Categorias

Importancia De La Suplementación De Vitaminas En Ponedoras Comerciales, Revisión De Niveles De Inclusión Actualizados

Gripe aviar en vacas lecheras: ¿Qué deben saber los avicultores?

Maximizando el Potencial Avícola: Tendencias Empresariales y su Impacto en la Gestión

Nuestro Instagram

LOGO-GIF-329X329[2].gif
bottom of page