top of page

IMPORTANCIA DE LA BIOSEGURIDAD EN LA INDUSTRIA AVÍCOLA.

Equipo Editorial ABC Avícola




La industria avícola mundial ha crecido enormemente en las últimas décadas. Algunas regiones han reportado un dramático incremento de enfermedades infecciosas durante este período de rápida expansión.


A pesar de los difíciles retos a los que se ha enfrentado la industria, los productos avícolas (carne y huevos) siguen representando una parte importante de la proteína animal consumida por los humanos a nivel mundial. En general, los consumidores están más preocupados por la salud y reaccionan con fuerza ante temas de seguridad asociados al consumo de productos de origen animal. La enfermedad de las vacas locas (EEB), la gripe aviar (IA) y la salmonelosis son sólo algunos ejemplos de estas preocupaciones actuales.

En estos días en que los medios de comunicación tienden a crear expectativas en lugar de informar las noticias, es aún más importante mantener una vigilancia continua para mantener la confianza de los consumidores en los productos avícolas.



Estado sanitario de las aves


Mantener la excelente salud de los lotes de aves es el objetivo primordial de cualquier productor, ya que un lote sano es un lote rentable. A pesar de todos los avances en la prevención y control de las enfermedades infecciosas, sigue siendo difícil mantener las instalaciones avícolas comerciales libres de enfermedades.


Las unidades de producción siguen viéndose afectadas por la aparición de agentes o variantes de enfermedades. Las enfermedades son generalmente responsables de la mortalidad y la reducción de la tasa de crecimiento y la producción de huevos en los lotes de aves de corral. El resultado final de estas enfermedades es la reducción del rendimiento económico de los productores.


La aparición de nuevas enfermedades y variantes de enfermedades existentes es muy común en la industria. Los cambios genéticos en los microorganismos podrían haber contribuido, en parte, a esta situación. Del mismo modo, los cambios genéticos en las aves han alterado su susceptibilidad o resistencia a las enfermedades.El comercio mundial y los viajes han hecho difícil mantener las enfermedades a zonas o regiones limitadas.


Interacciones complejas


Existen interacciones complejas entre las aves de corral, los agentes infecciosos y el medio ambiente. Los factores dirigidos a la inmunidad específica o inmunidad inespecífica de las aves pueden afectar a su capacidad para resistir a la enfermedad si se produce la exposición al agente. Las actividades dirigidas a los agentes patógenos influyen principalmente en la exposición de las aves al agente. Los factores medioambientales también pueden afectar tanto a las aves como al agente patógeno.


Situación actual


Con la tendencia actual de los organismos reguladores, en muchas partes del mundo de limitar el uso de antibióticos promotores del crecimiento y antibióticos terapéuticos las acciones deben dirigirse más a estrategias preventivas que al uso de tratamientos farmacológicos. Existen diferentes fuentes o métodos que pueden introducir enfermedades o propagar infecciones dentro de una granja o entre granjas.


Estos incluyen:

- Humana (empleados, visitantes)

- Transmisión aérea

- Aves portadoras dentro de un lote

- Aves en hospital/corral de sacrificio en un galpón

- Aves obtenidas recientemente de un lote externo

- Gallinas con muda forzada

- Huevos de aves reproductoras infectadas

- Aves de corral, aves de compañía y aves silvestres

- Animales de compañía, roedores e insectos

- Mercados de aves vivas

- Piensos y agua contaminados

- Vacunas contaminadas


¿Qué pasará después?


Con la tendencia a granjas más grandes y con mayor densidad de aves, los métodos de propagación de enfermedades señalados anteriormente, pueden contribuir, directa o indirectamente, a la diseminación de agentes infecciosos.

Podría haber graves pérdidas tras un brote de enfermedad o la aparición de una forma más patógena de una enfermedad determinada. Un rendimiento inferior al óptimo debido a una enfermedad puede provocar pérdidas económicas, aunque no existen estimaciones exactas de las pérdidas asociadas a las enfermedades.

Factores específicos, como la virulencia del agente, el estado inmunitario del lote la exposición previa a agentes o condiciones inmunosupresores, el diseño del alojamiento, la densidad de población y las condiciones ambientales son variables que pueden influir en la magnitud de las pérdidas tras un brote de enfermedad.



Bioseguridad: Un concepto antiguo


La bioseguridad es un término utilizado con frecuencia en la industria avícola en las últimas décadas. Mucha gente cree que la bioseguridad sólo implica la aplicación de un estricto control de visitas y un programa de limpieza de la granja.


En realidad, un programa de bioseguridad incluye muchos otros componentes. En cualquier explotación avícola comercial, la salud de los lotes debe ser excelente para lograr la máxima rentabilidad. El estado de salud a menudo puede correlacionarse directamente con la exhaustividad del programa de bioseguridad aplicado en una explotación. También debe tenerse en cuenta que la competencia del sistema inmunitario de las aves es de vital importancia.


La bioseguridad es el uso eficaz de procedimientos de higiene para prevenir los efectos adversos de una enfermedad. Puede definirse como un conjunto de prácticas de gestión que, cuando se siguen, reducen el potencial de introducción o propagación de agentes patógenos en y entre las instalaciones. En otras palabras, la bioseguridad es un componente esencial de un programa de control de enfermedades en la industria avícola.


UN PROGRAMA INTEGRAL DE BIOSEGURIDAD


Cuando se produce un brote de una enfermedad, la gente tiende a señalar a alguien o a algo como responsable de la introducción del agente patógeno. Este es sin duda el

enfoque equivocado. En estas circunstancias, todo el mundo debe hacer un esfuerzo por mantener la mente abierta y ayudar a investigar cómo empezó el problema. El objetivo es resolver el problema y no simplemente determinar quién tuvo la culpa. Los problemas deben diagnosticarse correctamente por todos los medios disponibles, de lo contrario pueden repetirse en el siguiente ciclo de producción o en otras explotaciones de la empresa.


Las peores excusas que suelen oírse durante un brote de enfermedades son "nadie me lo dijo antes" o "yo no lo sabía". Por lo tanto, es imperativo que todos los empleados a todos los niveles conozcan a fondo la política del programa de bioseguridad.

sobre el programa de bioseguridad. Se recomienda elaborar listas de control y asegurarse de que la formación es continua, incluso en épocas de bonanza y ausencia de enfermedades.


Un programa de bioseguridad debe aplicarse con la misma intensidad a todos los sectores de una empresa. Debe ser práctico y fácilmente comprensible para todos los miembros de la empresa. Los programas de bioseguridad complicados, que no son fáciles de aplicar, fracasarán. La coherencia en el cumplimiento de las normas de bioseguridad a lo largo del año (es decir, del ciclo de producción) es muy importante.


Los costos de la aplicación de un programa de bioseguridad en comparación con los costes asociados a un brote de enfermedad son ínfimos. La bioseguridad es un gasto necesario y puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso de una explotación avícola.


Conclusiones


En las integraciones comerciales, las enfermedades de las aves de corral aparecen por separado o en combinación con otros agentes infecciosos y problemas de gestión. Las infecciones inmunosupresoras con bursitis infecciosa, la anemia infecciosa del pollo y la enfermedad de anemia infecciosa del pollo y la enfermedad de Marek predisponen a los lotes a los efectos de virus respiratorios como la bronquitis infecciosa, la enfermedad de Newcastle y la laringitis infecciosa. Bacterias oportunistas, incluida la virulenta E. coil, suelen complicar estas infecciones. La lucha contra estos agentes será un esfuerzo, la bioseguridad debe ser la primera línea de defensa en esta batalla.


A pesar de las estrictas medidas de control nadie puede garantizar que todo vaya siempre según lo previsto planificado. No importa lo exhaustivas que sean medidas de bioseguridad sobre el papel, sino más bien si el programa se aplica correctamente en las granjas. A menudo se dice que un programa de bioseguridad exhaustivo que se aplique no eliminará la posibilidad de enfermedad, pero reducirá la probabilidad.


Cuando se produce un brote de enfermedad, esto indica generalmente que ha habido un fallo en la aplicación del programa. A medida que el sector sea más competitivo, está claro que un programa de bioseguridad sólido es esencial para que una empresa pueda sobrevivir y seguir siendo rentable en el negocio avícola.


148 visualizaciones0 comentarios

Comments


Categorias

Banda nombrado director ejecutivo del Sistema de Laboratorios de Investigación y Diagnóstico Veterinario de Mississippi

José de Jesús Muñoz Velasco, ha sido nombrado Presidente y Director General de Pilgrims México.

Cobb-Vantress premia a empresas en Bolivia por conseguir mejores lotes

Nuestro Instagram

LOGO-GIF-329X329[2].gif
bottom of page