top of page

Informe Anual De Ganadería Y Productos (USDA/FAS): Venezuela

Actualizado: 2 nov 2023



Desde 2013, el consumo total de carne en Venezuela ha disminuido un 66% debido al prolongado colapso económico. Sin embargo, desde 2019, la mejora del entorno económico ha llevado a la estabilización de la producción de carne de vacuno y a un crecimiento significativo en el sector avícola.


Para 2023, el Foreign Agricultural Service (FAS) estima que la producción de carne de res de Venezuela alcanzará las 273,000 toneladas métricas (TM), un crecimiento interanual del 2 por ciento. La producción de carne de ave se prevé que crezca un 3 por ciento a 469.000 MT, la tasa de crecimiento más baja desde 2018. Se proyecta que la producción de carne de cerdo en el año en curso alcance las 31,100 TM, un crecimiento interanual del 3 por ciento.


La producción local sigue abasteciendo la mayor parte del suministro de carne de Venezuela, con el pollo como la única categoría de importación importante. Para 2023, FAS estima las importaciones de carne de ave en 14.400 Tm, un 21 por ciento menos que en 2022.



PANORAMA DE LA INDUSTRIA AVÍCOLA


La industria avícola venezolana está formada por unas 30 empresas privadas de tamaño medio y grande que producen tanto carne de pollo como huevos. La mayoría de las empresas están asociadas a la Federación Nacional de Avicultura de Venezuela (FENAVI).


En general, las operaciones avícolas están integradas verticalmente y controlan todas las fases de la cadena de producción, incluidas las fábricas de alimentos, las granjas de reproductoras, las incubadoras, las granjas avícolas, los mataderos, las plantas de procesamiento y la distribución del producto. La industria mantiene estándares de productividad comparables a los de otras industrias avícolas sudamericanas.


Aunque los pollos de engorde se crían en todo el país, la producción se concentra en las regiones central y occidental de Venezuela, situadas cerca de las principales regiones consumidoras. Los estados con mayor producción avícola son Aragua, Carabobo y Zulia, que representan alrededor del 60% de la producción de pollos de engorde y huevos del país.


Normalmente, los pollos de engorde se sacrifican tras un periodo de crecimiento de 40-42 días y alcanzan un peso medio de 2,1 kilogramos. La ganancia media diaria de peso es de aproximadamente 51,5 gramos, con una relación de conversión alimenticia de 1,8. Para 2022, Post estima que la industria avícola venezolana (tanto de producción de carne como de huevos) requirió 962.000 Tm de maíz amarillo y 450.000 Tm de harina de soja para sus operaciones.


Según estas cifras, Estados Unidos era el único proveedor de harina de soja, mientras que aproximadamente entre el 45% y el 50% del maíz amarillo procedía de Estados Unidos, Brasil y Argentina.


Previendo un crecimiento del 3,4% en la producción de carne de pollo y del 11% en la producción de huevos, FAS prevé que la industria avícola venezolana necesitará en 2023 aproximadamente 994.000 toneladas de maíz amarillo y 465.000 toneladas de harina de soja para sus operaciones de alimentación.


En diciembre de 2022, el gobierno venezolano declaró una alerta sanitaria debido a la confirmación de gripe aviar altamente patógena (IAAP) en aves silvestres (pelícanos) en cinco estados costeros. Hasta la fecha, no se ha notificado ningún caso de IAAP en granjas avícolas comerciales venezolanas.


PRODUCCIÓN


La producción avícola venezolana en 2023 se prevé en 469.262 Tm, un 3,4% más que en 2022 (Figura 4). A pesar del crecimiento de la industria de más de 30% en 2019-2020, y más de 10% en 2021-2022, se desacelerará debido a la desaceleración económica, el repunte de la inflación, y la reducción del poder adquisitivo de los consumidores. De enero a junio de 2023, la producción promedio mensual de carne de pollo alcanzó 39.105 TM, con un incremento interanual de 3,1%. Según la industria avícola venezolana, la producción de carne de pollo en 2022 fue de 453.979 TM, un 10% más interanual y un 117% superior a los mínimos históricos de 2018.


A pesar de una contracción sustancial entre 2015-2018, la industria avícola ha mantenido una capacidad de recuperación relativamente rápida, dada la recuperación de la producción a partir de 2018. Las principales empresas avícolas están invirtiendo en nuevas instalaciones y equipos, con la expectativa de un entorno económico más estable. Fuentes de la industria esperan que la carne de ave y los huevos sigan siendo las fuentes de proteína animal más asequibles en Venezuela.



PRECIO

Desde 2019, la carne de ave ha mejorado su competitividad de precios frente a la carne de vacuno, la principal categoría de proteína animal alternativa en Venezuela. Hasta 2018, la escasez de carne de ave y la eliminación de los subsidios a la importación de materias primas para la alimentación animal crearon un escenario de mercado atípico en el que la carne de vacuno tenía un precio más alto que la carne de ave.

Desde entonces, la liberalización económica implícita y la reducción de las distorsiones del mercado han apoyado el aumento de los precios de la carne de res y han estabilizado los precios de las aves de corral, para las cuales el pollo es actualmente la proteína animal más barata disponible en el mercado (Cuadros 5 y 6).




CONSUMO


FAS prevé que el consumo per cápita de aves de corral en 2023 alcance los 18,2 kg, lo que supone un aumento del 4% respecto a 2022 (Figura 5). El consumo tocó fondo en 2018 (7,3 kg), pero con una mejora significativa del mercado cinco años después. La recuperación del consumo se atribuye al aumento de la oferta interna, la mejora del poder adquisitivo y los precios competitivos en comparación con otras carnes. En cuanto a las aves de corral, la proporción de consumo de Venezuela consiste en 80% de pollo entero y 20% para cortes (es decir, pechuga, pierna y cuartos, y alas).



COMERCIO


Para 2023, las importaciones venezolanas de carne de ave se prevén en 14.400 Tm, lo que supone un descenso interanual del 21% debido a la escasa demanda de los consumidores y a los competitivos precios de la producción nacional. Las importaciones de carne de ave y productos avícolas representan el 3% por ciento de la disponibilidad total, ya que Venezuela sigue dependiendo principalmente de la producción local. Las importaciones de carne de ave alcanzaron un máximo en 2013 con 345.413 Tm, pero el colapso económico de 2015 redujo drásticamente el comercio, donde las importaciones tocarían fondo con 1.600 Tm en 2018 (Figura 6).



2003 visualizaciones0 comentarios

Comments


Categorias

Banda nombrado director ejecutivo del Sistema de Laboratorios de Investigación y Diagnóstico Veterinario de Mississippi

José de Jesús Muñoz Velasco, ha sido nombrado Presidente y Director General de Pilgrims México.

Cobb-Vantress premia a empresas en Bolivia por conseguir mejores lotes

Nuestro Instagram

LOGO-GIF-329X329[2].gif
bottom of page